Pumas, por el título de campeón de Concacaf

Los Pumas tienen una cita con la historia este miércoles 4 de mayo, cuando visiten a Seattle Sounders en el partido de vuelta de la final de la Liga de Campeones de la Concacaf 2022, en el Lumen Field, en la ciudad de Seattle, Washington, Estados Unidos.

Después de un trepidante encuentro de ida, que terminó empatado a dos en el Estadio Olímpico Universitario, ambas escuadras llegan en igualdad de condiciones: la regla que define al ganador por haber anotado más goles como visitante, en caso de un empate global, ya no aplica en la final. En caso de que se encuentren igualados después de los 90 minutos del tiempo regular, habrá tiempo extra y, de ser necesario, tiros penales.

En palabras del propio director técnico de la escuadra azul y oro, Andrés Lillini, los universitarios arribarán al duelo después de un envión anímico importante, pues el domingo obtuvieron el pase a la postemporada de la Liga BBVA MX al derrotar a los líderes de la fase regular de la campaña, los Tuzos de Pachuca, por un marcador de 2-0, en CU. Ahora deberán enfrentar al Guadalajara en la reclasificación, a partido único, el próximo fin de semana.

Por su parte, el cuadro de la Major League Soccer no tuvo actividad en los últimos días, por lo que su enfoque se centró exclusivamente en el segundo encuentro con la escuadra de la UNAM.

Esta es la cuarta vez que se miden en la final un equipo de la Liga MX y uno de la MLS en formato de ida y vuelta y el dominio de los mexicanos ha sido evidente al resultar vencedores siempre (Monterrey contra Real Salt Lake en 2011, América frente al Montreal Impact en 2015 y Guadalajara en 2018, a través de los penales, contra Toronto FC).

En dos de esas ocasiones, los duelos de ida se efectuaron en nuestro país y también concluyeron empatados (2011 y 2015), pero en el segundo juego resultaron triunfadores los Rayados y las Águilas, por 1-0 y 4-2, respectivamente.

Como ya se ha mencionado, los Pumas han alcanzado el título de clubes del área, conocido entonces como la Copa de Clubes Campeones y Subcampeones de la Concacaf, en sus ediciones de 1980, 1982 y 1989, por lo que estarán buscando su cuarta corona y su pase al Mundial de Clubes de la FIFA por primera ocasión.

Por su parte, Seattle Sounders está compitiendo en su primera final e intenta ser el primer equipo de los Estados Unidos en ceñirse la corona desde que se cambió el formato y el nombre de la competencia en 2008 para denominarse Liga de Campeones.

Igualaron a dos Pumas y Seattle Sounders 

  • Juego de ida de la final de la Liga de Campeones de la Concacaf 2022 
  • Juan Dinenno y Nicolás Lodeiro se hicieron presentes en el marcador con un doblete para cada equipo 

Con dobletes de Juan Dinenno y Nicolás Lodeiro, los Pumas y Seattle Sounders empataron a dos goles el duelo de ida de la final de la Liga de Campeones de la Concacaf 2022, disputado en el Estadio Olímpico Universitario, ante una intensa lluvia.

Para el encuentro de vuelta, a disputarse el miércoles 4 de mayo en el Lumen Field, en Seattle, Washington, Estados Unidos, si no hay un vencedor al término de los 90 minutos de tiempo regular, se disputarán tiempos extra y, de persistir la igualada, se lanzarán tiros penales. El criterio de más goles como visitante para definir al ganador en caso de un empate en el resultado global ya no se aplica en esta instancia.

Los universitarios se fueron al frente al minuto 38, a través de un tiro penal anotado por Juan Dinenno, el cual fue señalado por una falta que le cometió Xavier Arreaga. En un primer intento, el guardameta Stefan Frei había desviado el tiro del atacante argentino, pero se tuvo que repetir debido a que el portero se adelantó al momento del cobro.

Cuando apenas se jugaba el tercer minuto del segundo tiempo, el mismo Dinenno amplió la diferencia con un certero cabezazo a centro de Jesús Rivas, quien entró de cambio por Alan Mozo, lastimado en el tiempo agregado de la primera parte.

Juan Dinenno ya alcanzó la cifra de nueve tantos en este certamen, para afianzarse todavía más en el liderato de goleo individual. Sus más cercanos perseguidores (Valentín Castellanos y Nicolás Lodeiro) apenas suman cuatro.

La escuadra de Seattle tuvo la oportunidad de disminuir la desventaja al minuto 50, pero un disparo a bocajarro de Raúl Ruidíaz fue salvado de manera notable por el portero Alfredo Talavera al enviar el balón a tiro de esquina.

Sin embargo, el conjunto de la Major League Soccer se acercó en el marcador al minuto 77. Al marcarse una mano en el área de Sebastián Saucedo como pena máxima, Nicolás Lodeiro no desaprovechó la oportunidad, a pesar de que Alfredo Talavera alcanzó a llegar al esférico, pero fue superado por la potencia del disparo.

Y cuando ya se jugaba el sexto minuto del tiempo de compensación, el silbante del juego decretó un nuevo penalti, después de revisar el VAR, por un contacto de Efraín Velarde con Cristian Roldán. El volante uruguayo acertó de nuevo, esta vez con mayor colocación, para poner el 2-2 definitivo y dejar todo por jugarse la próxima semana.

Alineaciones:

Pumas: 1-Alfredo Talavera; 2-Alan Mozo (26-Jesús Rivas 45’+), 47-Ricardo Galindo, 23-Nicolás Freire, 18-Efraín Velarde, 8-Higor Meritao, 17-Leonel López, 10-Favio Álvarez, 33-Diogo de Oliveira (31-Washington Corozo 63’), 21-José Rogério (7-Sebastián Saucedo 63’), 9-Juan Dinenno. D.T. Andrés Lillini.

Seattle Sounders: 24-Stefan Frei; 16-Alexander Roldán, 28-Yeimar Gómez, 3-Xavier Arreaga, 5-Nouhou Tolo, 6-Joao Paulo Mior, 11-Albert Rusnák, 7-Cristian Roldán, 13-Jordan Morris (22-Kelyn Rowe 87’), 10-Nicolás Lodeiro, 9-Raúl Ruidíaz (12-Fredy Montero 90’+). D.T. Brian Schmetzer.

Árbitro central: Iván Barton (El Salvador). Árbitros asistentes: David Morán (El Salvador) y Zachari Zeegelaar (Surinam). Cuarto árbitro: Juan Gabriel Calderón (Costa Rica). Amonestaciones: Pumas – Alfredo Talavera (90’+) y Washington Corozo (90’+); Seattle Sounders – Yeimar Gómez (35’) y Alexander Roldán (83’).

Así llega Pumas a la final de ida de la Concacaf

Los Pumas arriban a la final de la Liga de Campeones de la Concacaf con la misión de conseguir un título que les ha sido esquivo en sus últimas participaciones.

A pesar de ello, la escuadra de la UNAM se mantiene como una de las máximas ganadoras de esta competencia, junto al América, Cruz Azul, Monterrey, Pachuca y Saprissa.

El conjunto universitario ganó este torneo internacional de clubes, conocido entonces como la Copa de Clubes Campeones y Subcampeones de la Concacaf, en sus ediciones de 1980, 1982 y 1989, aunque debe mencionarse que, por un retraso en sus calendarios, el primero y el tercero de ellos fueron conseguidos al año siguiente (es decir, en 1981 y 1990, respectivamente).

Desde entonces, en seis ocasiones más los Pumas jugaron esta competencia (rebautizada como Liga de Campeones en 2008) y solamente en una de ellas pudieron acceder a la final, pero sin conseguir coronarse (2005, contra Saprissa).

En el camino se presentaron duelos llenos de dramatismo y emoción, aunque siempre lograron avanzar con justicia plena y el reconocimiento general. En los octavos de final, dejaron fuera al equipo costarricense Saprissa con un resultado global de 6-3; después de un empate a dos en San José, lograron imponerse de forma contundente en la vuelta al son de 4 goles por 1.

En los cuartos de final, el rival fue el Revolution de Nueva Inglaterra y la situación se complicó de tal manera que todo se tuvo que definir en la última instancia, como lo son los tiros penales. Después de un difícil compromiso en el estadio de Foxborough, disputado bajo una nevada, los felinos regresaron a México con un marcador adverso de 3-0. Pero en CU consiguieron la remontada y, después de ganar por el mismo resultado en el tiempo regular, se alzaron vencedores en los tiros penales por 4 a 3.

En las semifinales se vieron las caras con el Cruz Azul, curiosamente el equipo con el que más veces se han medido en competencias de la Concacaf. En la ida, a pesar de mostrarse superiores en el desarrollo de las acciones, se llevaron un triunfo por 2-1, que parecía corto de acuerdo con su actuación en el terreno de juego. Pero en el segundo juego, se plantaron con personalidad en el Estadio Azteca y frustraron los intentos ofensivos de sus adversarios, para conseguir una igualada a cero y con ello su clasificación a la final por primera vez en 17 años.

Ha sido fundamental el peso ofensivo con el que ha cargado el atacante Juan Dinenno. De los once goles con los que cuentan los Pumas, siete han sido marcados por él, con lo que está a las puertas de un título de goleo individual (su más cercano perseguidor, Valentín Castellanos de New York City FC, que suma cuatro, ya está eliminado).

Previamente, solo Jorge Campos alcanzó el título de mejor anotador para los Pumas, cuando en la edición de 1989 anotó en siete ocasiones y contribuyó al campeonato que quedó en manos de los universitarios, frente a Pinar del Río, de Cuba. Cabe aclarar que los ocho partidos que Campos disputó en ese certamen fueron como delantero.

En total, son siete los jugadores que han tenido participación en los seis partidos previos de la competencia: los defensas Alan Mozo y Arturo Ortiz, los mediocampistas Leonel López e Higor Meritao, así como los ofensivos Washington Corozo, José Rogério y Juan Dinenno.

La confrontación entre los Pumas y Seattle Sounders es inédita en competencias de carácter oficial.

Aunque ya hay dos antecedentes de duelos amistosos de los Pumas contra una versión anterior de los Sounders (antecesora del actual equipo, que se unió a la Major League Soccer en 2009): el 8 de junio de 1994 se impusieron por 1-0 con gol de penalti de Jorge Santillana, en el Selah High Football Stadium (en Yakima, Washington), y cayeron tres días después en el Tacoma Dome por marcador de 2-1. Alejandro Pérez fue el anotador de los felinos.

No es el único vínculo histórico entre ambas instituciones, ya que un destacado jugador, Gonzalo Pineda, concluyó su carrera como futbolista en Sounders, después de haberla iniciado en la escuadra de la UNAM, como canterano auriazul. Aunque actualmente es el director técnico de Atlanta United, en la MLS, Gonzalo fue auxiliar técnico del actual estratega del equipo de Seattle, Brian Schmetzer, de 2017 a 2021.

Los enfrentamientos entre equipos mexicanos en instancias decisivas de la Liga de Campeones de Concacaf se ha vuelto más frecuentes en épocas recientes. Desde 2011, esta es la quinta vez que se miden planteles de las dos principales ligas de América del Norte en la final y siempre se impusieron los mexicanos: Monterrey a Real Salt Lake en 2011, América a Montreal Impact en 2015, Guadalajara a Toronto en 2018 y Tigres a Los Ángeles FC en 2020.

La única vez que un cuadro estadounidense derrotó a un mexicano fue en la final de 1998, cuando la etapa principal de la competencia -a partir de los cuartos de final- se desarrolló en menos de una semana y en una sola sede (Washington, D.C.). La escuadra local, D.C. United, venció 1-0 al Toluca, en partido único.

Los duelos de los Pumas con equipos de los Estados Unidos en torneos de la Concacaf siempre los han favorecido: 2-2 y 5-1 al San Francisco Greek-American en 1989, 1-1 y 5-0 al D.C. United en 2005, 4-4 y 3-1 a Houston Dynamo en 2008, 0-1 y 2-0 al FC Dallas en 2011, 0-3 y 3-0 (4-3 en penales) frente al Revolution de Nueva Inglaterra en 2022.

Sin embargo, los buenos antecedentes no deben ser motivo para que los integrantes del conjunto dirigido por Andrés Lillini se confíen. De los 16 equipos que se clasificaron a esta edición de la Liga de Campeones de la Concacaf, Seattle es el único que se mantiene invicto, con 3 triunfos y 3 empates, números que le permitieron asegurar la definición del título en su propio terreno.

Por su parte, los Pumas solamente cayeron una vez, en su visita al Revolution, por lo que los números ratifican que han llegado a esta confrontación los dos mejores escuadrones de este torneo.

Si bien, los Pumas perdieron en sus dos últimos juegos del torneo local, frente al Atlético de San Luis y Guadalajara, sus rivales pasan por la misma circunstancia: cayeron 1-0 frente al Inter de Miami y 4-3 ante San José Earthquakes. Por ello, no se deberían mezclar las expectativas de ambos en sus otras competencias a la hora de encarar estos compromisos.

Los Pumas se preparan para medirse este miércoles a Seattle Sounders

El portero Julio González y los defensas Nicolás Freire y Ricardo Galindo hablaron de lo que representa para los Pumas disputar la final de la Liga de Campeones de la Concacaf contra Seattle Sounders.

González comentó: “Sabemos que es una oportunidad única para nuestras carreras y para la institución. Estamos convencidos de que vamos a lograr ese campeonato”.

“Va a ser muy duro. Seattle es uno de los mejores equipos de la MLS (Major League Soccer). Nos van a venir a plantar cara, pero nosotros tenemos que seguir haciendo lo que hemos hecho en los últimos partidos de la Concacaf y con eso, estoy seguro, daremos el primer paso rumbo al título”.

Por su parte, Nicolás Freire dijo: “Estamos muy motivados de poder estar en otra final en menos de dos años. Para mí, es algo muy lindo y más con este club. En lo grupal se sienta una buena vibra, un optimismo y ojalá las cosas salgan como lo vamos a planear”.

“(Habrá) Mucha intensidad, como lo hemos demostrado en la Concacaf en todos los partidos, tanto de local como de visitante. Y con mucha hambre de conseguir lo que todos queremos”.

Finalmente, Ricardo Galindo coincidió con sus compañeros: “Se puede esperar nuestra máxima entrega. Es una final internacional y para muchos de nosotros es la primera vez que lo vivimos y lo haremos con la máxima intensidad y pasión. Una final internacional te da mucha alegría, mucho prestigio y lo vamos a afrontar de esa manera”.

“Tener la oportunidad de jugar un Mundial de Clubes es la principal motivación y, sobre todo, levantar la copa en un torneo internacional”.